hiperCorreio   

Debate grupal

     
[Anterior] [Próxima] [Responder] [Sem Formatação] [Outros Debates] [Ver Listagem]
Re: [grupal:24469] MAESTROS DE TORTURAS.
Remetente: Monica  Streger  <monistreger@ciudad.com.ar>
Data  de  Envio: 2003-09-11  11:49:38.000
Ale:
Lo más dificil es cuando "puestos a ajercer", elegir la línea pertinente de la lectura. A decir verdad la articulación en el campo comunitario y su relación con las ideologías de clase, no conozco escuelas que aborden ese tema. E insluso se "borra" bastante como fundamento el materialismo dialéctico y el marxismo como fuentes epistémicas del ecro (la upmpm en una excepción).
Por otro lado. hay una gran masa de la población descendiente de inmigrantes europeos que poco se mezcló con "lo criollo", los cabecitas, los del interior... (esto nos diferencia bastante de la composición "étnica" respecto a otros países latino-americamnos) 
MONIK
----- Original Message -----
From: Alejandro Simonetti
To: grupal@canudos.hipernet.ufsc.br
Sent: Wednesday, September 10, 2003 1:56 PM
Subject: [grupal:24469] MAESTROS DE TORTURAS.

Mónica, por lo que recuerdo, el lugar común entre los militantes, mucho antes de que se hablara de derechos humanos, era que a los milicos los formaban en el arte de la tortura y las desapariciones en West Point, la Escuela de las Américas, etc. Cualquiera que hubiera visto La batalla de Argel sabía que los franceses eran maestros en la represión, pero como los oficiales de acá se formaban en Estados Unidos muchos creíamos que esa era la línea. Tal vez después, en los organismos de derechos humanos posteriores a los años setenta, haya corrido esa información, pero no trascendió en los medios, no me llegó.
Respecto a mi broma sobre Anzieu y compañía, realmente veo sufrir al pedo a mis alumnos con autores que aportaron esquemas muy útiles pero cuyo estilo parece pensado para cortar el acceso a los no iniciados. Aparentes transacciones entre el querer comunicar y el no querer avivar giles...
Odio el sufrimiento inútil en el aprendizaje: todo lo que dicen esos autores puede ser dicho con muchas menos palabras y mucha más didáctica. Sin hablar de su hipertrofia de lo fantasmático en desmedro de lo socio cultural: señalan los organizadores socioculturales, pero desarrollan al infinito los fantasmáticos: nos enseñan un mundo donde lo principal es la fantasía, lo que coincide con ciertas tendencias de nuestras clases medias a evitar enfrentar el hecho de la lucha de clases y la dominación de Europa y Estados Unidos sobre los pueblos dependientes. Mandé a Grupal el artículo de Feinmann sobre Francia en la cultura argentina, que me parece que rebotó, porque pienso que nuestras clases medias progresistas perciben fuertemente el mal que nos hace Estados Unidos pero no tan fuertemente el mal que nos ha hecho la intelectualidad de Francia durante toda la vida de nuestra república. Francia es nuestro modelo intelectual y nos ha enseñado siempre lo que se debe y lo que no se debe pensar, tanto como nos ha enseñado la ropa que se debe o no se debe usar. No casualmente nuestras clases medias recitan el verso de que somos europeos: creo que lo que les gustaría a la mayoría de nuestra clase es que fuéramos franceses y no americanos, aún de origen tano y gallego, que no viste tanto. Los psicólogos sociales nos estamos debiendo un análisis de nuestra clase, porque pienso que en la clase media argentina puede ser que esté el secreto de nuestro estancamiento. En su sometimiento a las clases altas explotadoras de acuerdo a modelos europeos y ahora, crecientemente, yanquis y su desprecio militante a las clases bajas sudamericanas malolientes. Nuestra clase es muy liberal, percibe fuertemente al individuo y no al país ni mucho menos a la clase social, salvo cuando recita textos sobre el tema que su estómago individualista no termina de digerir. No me pongo en juez de mi clase desde afuera, porque siento en mí todos los impulsos que atribuyo a la clase media. Pero no acepto cierta renuencia a analizar el lado de adentro de las clases sociales y de sus ideas políticas, cierta renuencia de los los intelectuales de izquierda a analizar las motivaciones psíquicas de la militancia política, como si todo análisis psicológico, aún psicológico social, fuera reduccionismo psicologista.
Lo que más me importa es la política y ¿cómo no voy a usar los instrumentos de la psicología social para pensarla?: psicología SOCIAL, es decir una psicología que analice las interacciones desde el juego entre organizadores fantasmáticos y organizadores socioculturales y todas las implicaciones objetivas que influyen en nuestra conducta: mitos, ritos, prácticas sociales, ideologías, cosmovisiones, ideas filosóficas de cada país y tiempo, como nos enseña el maestro René Kaës... Una vez, me contó Osvaldo, en una conferencia, le llevaron a Kaës un texto de reunión grupal descontextuado y creo que fue él el que señaló que era imposible entender a un grupo fuera de su contexto sociocultural o algo así. Por eso mi problema no es con los franceses sino con los afrancesados, que no se dan cuenta de que un autor francés dice cosas francesas y o se lo traduce al aquí y ahora o su análisis tergiversa el aquí y ahora. El que me caliente con este tema no quiere decir que sea un fanático: señalo implicaciones, etc.
Perdoname que con tanta lucha interna por no bajar línea cuando coordino, me daesahogue diciendo aquí entre pares lo que pienso, sin medirme tanto...
ALEJANDRO SIMONETTI, OLIVOS, BUENOS AIRES, ARGENTINA,  SEPTIEMBRE-10.
 
Para evitar que nos tomen la dirección para enviar publicidad, cuando enviemos mensajes a varias direcciones,mandémoslos CON COPIA OCULTA: tecleando primero CC y después CCO.
 
----- Original Message -----
 

[Anterior] [Próxima] [Responder] [Início da Mensagem]